Testimonios

“De todos modos, simplemente quiero que sepan lo mucho que los aprecio completamente. Creo que los dos, son personas profundas y encantadoras haciendo una fabulosa e importante labor en el mundo.”

Santa Cruz, USA. 

_

“Encontrarme con vosotros como maestros en mi experiencia con el Contact, la Improvisación y la performance, ha sido un regalo que me ha dado herramientas no sólo para entender en profundidad esta práctica sino para mantener despierta la curiosidad que hace de ella algo vivo y en constante construcción. Desde la simplicidad y con precisión llevan de manera sutil a experimentar el Contact como algo abierto y con infinitas posibilidades, enfocando mucho en la escucha tanto interna como externa y llegando a dilatar el presente, sin ofrecer fórmulas cerradas sino pautas sobre las que investigar y descubrir. Así, generan experiencias creativas e inspiradoras que resultan útiles para la vida, pues van a la esencia del trabajo con el cuerpo, el movimiento, el grupo y el espacio.”

Garganta de la Olla, Spain.

_

“Les escribo para decirles nuevamente, que el curso me encantó, aprendí muchísimo e integré varios conceptos sobre la mecánica del cuerpo humano. Ojalá en la facultad me hubiesen enseñado “anatomía del movimiento” o biomecánica de esta forma. También me encantó que se utilicen las manos para dar inputs en distintas partes del cuerpo, aumentando la percepción del que “brinda” y “recibe”. En su totalidad, el curso de contact me pareció “kinesiología pura” en un nivel artístico, súper creativo, lúdico, natural, fluído y por momentos parecía espacial, extraterritorial…”

Buenos Aires, Argentina. 

_

“Hola. Sólo quería darle las gracias a los dos. Estoy aquí en la ciudad de Guayaquil, y al acercarme más a casa y tengo la sensación de que traigo el taller conmigo, un don que voy a poder compartir con la gente de mi ciudad.
Y también quería enviarles un hermoso texto de T. S. Elliot que he encontrado y que para mi expresa lo que estaba sucediendo en el taller:
…en el punto quieto, alli hay danza,
pero ni el detenimiento ni el movimiento. Y no lo llames fijación,
en donde el pasado y el futuro están reunidos.
Ni movimiento desde, ni movimiento hacia. Ni ascensión, ni descenso,
Excepto por el punto, el punto quieto
no habrá danza y solo hay danza…

Y otro que acabo de conectar de Rumi:
No te preocupes acerca de cómo guardar estas canciones
y si uno de nuestros instrumentos se rompe, no importa.
Hemos caído en un lugar donde todo es música.
Gracias por su abundancia y su belleza, espero que no pase mucho tiempo antes de bailar baile con ustedes de nuevo.”

Guayaquil, Colombia. 

_

“Gracias por compartir con nosotros una gran parte de ustedes, ha sido un placer verlos, escucharlos y seguirlos, bailar…Disfruté y aprendí, mucho. Hace tiempo no tenía una semana tan agitada, intensa y complicada como esta semana, con corridas e inconvenientes, y si bien sentí que por momentos esos líos aparecían en mi cabeza y me llenaban de pensamientos, la mayor parte del tiempo con uds desaparecían completamente de mi mente y lograba conectar. Gracias! He flotado, me he perdido, me he encontrado, la tierra me ha atrapado, otros cuerpos también. El movimiento y la información aun decanta en mi, para futuras danzas y para mi día a día.”

Buenos Aires, Argentina

_

Contacto Improvisación: La reconstrucción del sí mismo en el otro

Generar una instancia experiencial dónde se reúnen diversas personas, experiencias, historias, aprehensiones, inquietudes y sensibilidades, no es un espacio común en el contexto actual, dónde principalmente la individualidad se instala y desde ahí se percibe el entorno, los otros y las relaciones que podemos establecer. Entonces creemos conocer lo que nos rodea, por ende a nosotros mismos y tenemos un juicio inmediato casi previo de la imagen que circunscribe al otro.

El seminario de contacto e improvisación propone e invita a reconstruir desde un primer acto de escucha la forma en que nos relacionamos con nosotros mismos, el entorno y en consecuencia con los otros, desarrollando un espacio de atemporalidad, o más bién una revaloración del tiempo como camino al reconocimiento del “acontecer en el cuerpo”.

Acontecer en el cuerpo es una experiencia dónde se presentan diversos patrones (resistencias, tensiones, temores, etcétera) que aparecen en las prácticas colectivas (el trabajo con el otro) desarrollando una toma de conciencia a través del vínculo corporal y la exploración lúdica que permite la improvisación.

El trabajo con el otro es una posibilidad de verse mutuamente reflejado, de comprender que las dificultades de uno son las del otro en términos de complementariedad y oposición, de entender que estas son también las que permiten el flujo y la realización de la experiencia de la danza.

En constante movimiento los roles se disipan y oscilan plenamente, posibilitando la disolución de la dicotomía entre el yo y el tu, encontrando un equilibrio que no se centra en el reconocimiento de roles, si no más bién, en la constante presencia y escucha como camino a la realización de ambos.

El viaje en el tiempo y el espacio, desarrolla la dinámica de experiencia al vació, o la recolección de un cuerpo que se articula desde un centro que provisoriamente es el propio pero que constantemente figura como el del otro, donde el movimiento, su musicalidad circunscrita al silencio impone la experiencia meditativa (similar a la práctica del zazen.)

Es quizá por esta razón que se hace imposible definir la experiencia del contacto-improvisación, ya que encierra una serie de niveles y capas, que solo pueden responder a la consigna de mantenerse de cuerpo presente, estar, sentir, recibir, fluir, inspirar y exhalar, dejar que ocurra, quizá en el sentido del Tao-te King:

La simplicidad engendra la ausencia de deseos
La ausencia de deseos engendra la paz
Y así el mundo por sí mismo se endereza.

(Tao TE King, Lao tse, página 123, traducción de Gastón Sublette.)

Pareciera entonces que la danza contacto estuviese constantemente en una búsqueda de enderezarse por si misma, siguiendo él termino de la cita anterior, pero podríamos agregar desde la experiencia, que enderezarse con el otro es un viaje de constantes renovaciones y encuentros, como en un estado de caída indeclinable que propone instante tras instante la certeza a medias y la posibilidad de acontecer nuevamente en otra igual.

Quizá, contrario a lo que entendemos en el día a día, abandonarse sea necesario, después de todo el espacio del contacto nos instala donde realmente existimos: en y con el otro, por eso la caída simplemente es una sensación a medias, porque sabemos inevitablemente somos – con el otro. Finalmente no hay dicotomía.

“Para volar hay que abandonarse” 08/enero/2008
Daniela Schwartz.

El seminario de contacto improvisación recién realizado en Santiago de Chile fue y será en el recuerdo, hasta la próxima ocasión, una instancia humana, artística, reflexiva-consciente y por sobre todo afectiva, dónde en un clima de silencios y pasividad pudimos descubrirnos, mirarnos, estar y danzar.

Los maestros Eckhard Mueller y Daniela Schwartz generaron la atmósfera necesaria para reflexionar y practicar en torno al contacto. Quizá lo que más rápido pueda llegar a nuestra memoria es el clima que el grupo supo reconocer, dónde todos, y cuando menciono todos, me refiero a que no importando las procedencias, las disciplinas, las experiencias previas, etcétera, nos hicimos cargo de establecer las convenciones necesarias para danzar en la diversidad, para acoger el punto de vista que los maestros exponían (al que me he referido en los párrafos anteriores.)

Ojalá podamos recordar y cada vez que bailemos con otro, llevemos el recuerdo de esta semana de múltiples vivencias, de múltiples encuentros, dónde por un momento respiramos en la quietud y alegría de los maestros, los que amparados en la escucha del grupo comenzaron a danzar.

Agradecemos así mismo a los profesores chilenos que apoyaron la iniciativa, desde su mirada y bagaje, compartiendo sus metodologías, búsquedas y experiencias con el grupo.

Santiago de Chile, Chile.